«El tema de amor estaba dedicado a la protagonista, Janine, la guapa y misteriosa criolla que interpretaba Laura Gemser. Era delicadamente rítmico, pero también orquestal, sobre todo en su forma definitiva. Aunque fuera mi primera vez, empecé ya a encontrar alguna de las claves que iban a caracterizar mi estilo: con las vicisitudes humanas de la película, y no solo con esas, siempre he sentido la necesidad de evocar algo de nostalgia, una dulce tristeza, un estado de ánimo que siempre he percibido en mi experiencia y que, estoy convencido, nos une un poco a todos. En este caso estaba empezando mi vida profesional, y mi sello estaba en fase pura: Janine nació así, como un tema de piano en el que responden la sección de cuerda y la flauta, y donde el fiscorno hace un puente apoyándose en una sencilla y algo clásica tesitura armónica; la inversión de los acordes se encadenan, como me gustaban cuando estudiaba armonía. Como Janine era un personaje de gran sensualidad, este “vestido” musical le estaba perfecto».

Esta esta es solo una de la infinidad de reflexiones y anécdotas que recoge el gran compositor Fabio Frizzi en su autobiografía, publicada con gran éxito en su Italia natal a finales de 2020, y que Applehead Team ofrecerá próximamente traducida al español. Fabio Frizzi: Backstage de un compositor es un relato apasionado y sincero de un músico que ha desarrollado su carrera en el mundo del septimo arte, donde ha tenido la ocasión de colaborar con alguno de los directores y actores italianos de cine de género más importantes de los años setenta, destacando sobre todo al cineasta Lucio Fulci y al cómico Paolo Villaggio. Frizzi ha escrito una obra en la que siempre late su pasión por la música y el afecto que siente por los artistas con los que ha trabajado a lo largo de las últimas cinco décadas. Haciendo un recorrido desde sus inicios, a finales de los años sesenta, hasta la actualidad, el libro está trufado de recuerdos personales en los que desfilan personalidades fundamentales como Ennio Morricone, Edda Dell’Orso, Dario Argento, Alberto Sordi, Claudio Simonnetti, Steno, Luciano Salce, Sergio Leone o Fabrizio Frizzi, su hermano pequeño y uno de los presentadores de televisión más conocidos del país.

Estas páginas despertaran un vivo interés no solo en los aficionados y profesionales del cine, sino también en los de la música, por la cantidad de experiencias vividas en primera persona y, también, por la profundización en la esencia de una profesión, compositor de bandas sonoras, que resulta única y apasionante. Según dice en el prólogo Vincenzo Mollica, el célebre periodista y experto en cultura popular, hay una clave para entender a Frizzi: «Cuando un músico compone y toca, tiene una misión principal: regalar emociones, procurar que latan los corazones en sintonía con un sentimiento auténtico que es fruto de la aventura humana. Para hacer ese recorrido no son necesarios los trucos o los engaños, sino que se necesita una límpida sinceridad que es la verdadera esencia de toda obra de arte que merece ser vivida». Este es el mejor resumen de biografía de Frizzi, un enamorado de Bach que ha sabido mezclar con mano maestra muchos estilos musicales, dando como resultado unos apoyos musicales que han servido para dar más vida —bien en solitario, bien en compañía del mítico dream team Bixio-Frizzi-Tempera, también conocidos como The Magnetic System— a una serie inolvidables largometrajes de culto como Siete notas en negro, Desventuras de un funcionario, Zombi 2, Febbre da cavallo,  Miedo en la ciudad de los muertos vivientes o El más allá;.

Además, Fabio Frizzi: Backstage de un compositor empieza y acaba con la sorprendente reconversión de compositor en concertista, pues Frizzi formó en 2012 una orquesta rock llamada F2F – Frizzi To Fulci, con la que toca en directo lo mejor de sus trabajos para la pantalla. Fue tanto su éxito y desde entonces se han sucedido las giras por Italia, Europa y América. Una actividad que este año, tras la pandemia, ha retomado con fuerza y ganas. He aquí una presentación de su espectáculo:

Y para aligerar la espera de la publicación del libro os dejamos una selección con siete de los temas más importantes en la carrera del músico:

Janine – Amore libero (1975): La pieza, cuya descripción encabeza este artículo, pertenece a la primera banda sonora compuesta por Frizzi, para una película de misterio en ambiente exótico y con muchos toques sexis al estilo italiano de la época.

Night Club Dance – Desventuras de un funcionario (Fantozzi) (1976): El primer gran éxito de Bixio-Frizzi-Tempera en una de las comedias de culto más apreciadas por los espectadores italianos, que dio lugar a una saga cómica protagonizada por Paolo Villaggio.

Tema principal – Vai Gorila (1975): Gran banda sonora para un singular poliziottesco, el rudo subgénero de violencia urbana tan en boga a mitad de los años setenta, interpretado por Fabio Testi, bajo las ordenes de Tonino Valerii.

Escape – Godzilla (1977): Uno de los cortes musicales del psicotrónico remontaje que hizo Luigi Cozzi de la película original japonesa de los años cincuenta sobre el legendario monstruo atómico.

Sette note – 7 notte in nero (1977): El tema principal de una de las películas más valoradas de la carrera de Lucio Fulci. La mezcla perfecta entre giallo y film sobrenatural, con mucho aire a lo Edgar Allan Poe.

Tema principal – Zombi 2 (1979): Posiblemente la mejor pieza musical compuesta para una película de zombis. Inolvidables tanto la una como la otra. Explotación pura y dura pero de una calidad excelsa.

Verso l’ignoto – L’aldilà (1981): Otra obra mayúscula, perteneciente al mejor largometraje de la Trilogía de las Puertas del infierno fulciana. Una joya insuperable del cine fantástico europeo.

Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Wishlist 0
Continue Shopping