El cine fantástico europeo de las décadas de los sesenta, setenta y ochenta vivió su particular edad dorada, tal y como demuestran el alto número de títulos de género rodados en aquellos años, así como la variedad de propuestas argumentales que ofrecían a los espectadores. Y el subgénero futurista con connotaciones catastrofistas también tuvo su hueco con el estreno de una serie de títulos que merecen ser recordados. Eso es lo que hace Joaquín Díaz Cáceres en el capítulo «Planeta euroexploitation» de Guerreros del mañana: Historia del cine post-apocalíptico. He aquí siete cintas de producción europea ambientadas, tras la devastación planetaria, en un mundo en ruinas, que aparecen comentadas en el libro.

El muelle (La Jetée, Chris Marker, 1962)

«Una obra fundamental para el subgénero, pues causa un enorme impacto en su época y sirve de inspiración a otros autores como Terry Gillian en 12 monos (Twelve Monkeys, Terry Gillian, 1995). Es definida por su propio director como una fotonovela, ya que desarrolla su trama a través de una sucesión de fotografías (tan solo hay un breve momento de imagen en movimiento), que sirven de ilustración a una portentosa, expositiva y desgarrada voz en off, y a una ambientación sonora cautivadora y envolvente».

El refugio del miedo (José Ulloa, 1974)

«Las claustrofóbicas relaciones que se tejen entre los personajes nos muestran una mirada pesimista hacia el género humano, cuestionando las estructuras sociales (como el estamento militar) y disfrazando esta crítica bajo los ropajes del terror psicológico. Película estimable y más que digna, aunque gozó de escasa repercusión en su estreno, a causa de una nefasta distribución que hizo que quedara relegada al olvido durante muchos años».

2020, Los Rangers de Texas (Anno 2020 – I gladiatori del futuro, Joe D’Amato y George Eastman, 1982)

«Digna italianada inaugural de la fiesta posnuclear; pura serie Z, típico y tópico producto para pasar el rato ante un inmenso bol de palomitas, sin más pretensiones. Cine de usar y tirar, del que nos encanta ver con amigos, rodeados de cervezas y con el único objetivo de echar unas risas…»

Los nuevos bárbaros (I nuovi barbari, Enzo G. Castellari, 1983)

«Castellari ambienta su historia en un páramo yermo (más parecido a los territorios que recorría en su Interceptor el loco Max), donde algunos supervivientes de la devastación mundial deambulan en destartalados vehículos tratando de evitar encontrarse con los terribles Templars, una banda de fanáticos y crueles guerreros que pretenden dominar todos los confines del planeta».

Los invasores del abismo (I predatori di Atlantide, Ruggero Dreodato, 1983)

«La estética y los vehículos de los atlantes son deudores de muchos de los filmes citados anteriormente como Mad Max, Fuga del Bronx o 1997, rescate en Nueva York. Gran parte de la trama se sitúa, además, en una ciudad arrasada por las hordas surgidas del abismo. Todo destila un característico tufillo a postapocalípsis que hacen de la historia algo absolutamente identificable con nuestro tema».

Destroyer (Brazo de acero) (Vendetta dal futuro, Sergio Martino, 1986)

«Se aleja de los habituales refritos miméticos de éxitos comerciales norteamericanos, para ofrecernos, dentro de sus limitaciones y taras, una trama mucho más homogénea y original que casi todas sus coetáneas, incluyendo un alegato ecologista mostrado de forma cándida, pero efectiva, y un final, ciertamente inesperado».

Hardware (Richard Stanley, 1990)

«Producción británica de serie B que, como ha ocurrido con tantas películas, con el transcurrir de los años se ha terminado convirtiendo en un filme de culto, aunque cuando se estrenó, casi nadie le prestó atención. Adaptación del cómic cyberpunk SOCK!, retrata una decadente sociedad dominada por la tecnología y plagada de personajes estrafalarios e incluso grotescos en su existir. Destacan su humor negro delicioso, la fuerza y singular belleza de algunos de sus planos y la ambientación sucia y a la vez luminosa, extrañamente sugerente».

Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Wishlist 0
Continue Shopping