Nos ha dejado Richard Donner, uno de los directores que más y mejor contribuyeron a forjar nuestra pasión por el cine cuando muchos de nosotros éramos niños y adolescentes en los años setenta y ochenta. Perteneciente a la gloriosa generación de cineastas estadounidenses que se formaron durante los primeros años de la televisión, comenzó su carrera en los sesenta, hasta que dio el salto a la gran pantalla en 1968 con la comedia Sal y pimienta. Pero no fue hasta su tercer largometraje que abandonó el medio televisivo y triunfó por todo lo alto, con un título de terror que marcó a muchos espectadores en plena fiebre de las temáticas satánicas: La profecía (1976). A partir de ahí encadenó un éxito tras otro y, lo que es más importante, dejó huella prácticamente en cada género que exploró. Sin Donner, jamás hubieran sido lo mismo las aventuras juveniles de corte fantástico que encandilaron a tantos chavales a finales del siglo XX, ni las divertidas películas de compañeros, ni las adaptaciones de los superhéroes de los tebeos, un terreno este último donde posiblemente no existe ningún director de esa temática que no le deba algo a la fundacional Superman.

Aquí va el sentido homenaje que queremos hacerle desde Applehead Team, recordando estas siete películas definitivas para siete ensoñaciones que nunca tendrán fin:

La profecía (1976)

El Anticristo va a llegar y sus padres darán cuenta demasiado tarde. Ya solo la escena de la institutriz con una soga al cuello, que esta encaramada a una cornisa mientras grita, con una sonrisa, eso de «¡Damien, lo hago por ti!», es un momento más perturbador que muchas películas de terror enteras. Y la decapitación de David Warner, lo mismo.

Superman (1978)

Como decíamos, la trasformación ejemplar de un superhéroe de papel en superhéroe de celuloide. La obra de Donner sentó las pautas narrativas y estilísticas en las que se fundamentó el género durante las décadas siguientes y que, más allá de los cambios tecnológicos en la filmación o la tendencia a la hipérbole actuales, se mantienen prácticamente igual en nuestros días.

Lady Halcón (1985)

Estamos ante una película única, tan redonda en su especificidad, que, pese al recuerdo indeleble que tenemos muchos de ella, en realidad fue un fiasco en la taquilla estadounidense. Sin embargo, funcionaba a la perfección su arriesgada combinación de espada y brujería, romanticismo, fantasía oscura, medievalismo y picaresca, todo sazonado con la inolvidable banda sonora (a su vez, mezcla de música de orquesta y rock progresivo) de Andrew Powell.

Los Goonies (1985)

Escrita por Chris Columbus y producida por Steven Spielberg, la película de Donner ya es una clásico del cine de aventuras de todos los tiempos. Su importancia fue finalmente revalidada cuando entró en Registro Nacional de Cine de la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos, donde se conservan para la posteridad las producciones cinematográficas «cultural, histórica o estéticamente significativas».

Arma letal (1987)

El personaje de Mel Gibson presentaba una complejidad y una hondura psicológica que no encontrábamos en ninguno de los protagonistas del cine de acción de la era Reagan. Donner también dirigía las tres continuaciones que siguieron, pero la saga desvirtuó bastante los aspectos más destacables de esta primera parte.

Los fantasmas atacan al jefe (1988)

Una vuelta de tuerca del mítico Cuento de Navidad de Charles Dickens, llevado al mundo moderno de los yuppies y los medios de comunicación de masa, con mucho toque vitriólico. Que desde su estreno haya despertado muchas discusiones críticas indica que estamos ante una cinta singular como pocas. Una extraña gema protagonizada por Bill Murray que aún se debe valorar en su justa dimensión.

Superman II: The Richard Donner Cut (1980-2006)

Richard Donner filmó a la vez Superman I y gran parte de Superman II (dicen que hasta un 75 % de lo que debía haber sido el metraje final). Tras el estreno de la primera parte, se dispuso a acabar la segunda, pero fue despedido y sustituido por Richard Lester, quien rodó nuevo material, aparte de rehacer varias secuencias. Hasta que en 2006 salió en DVD esta versión alternativa de Superman II con numerosas escenas añadidas (como las protagonizadas por Marlon Brando), que llevaban el sello de Donner, y otras eliminadas (las que dirigió Lester en su totalidad). El nuevo montaje se convertía en una película muy diferente… y mejor. En este vídeo lo cuenta el mismo Donner, el autor que recuperó su obra:

Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Wishlist 0
Continue Shopping